Canción para una adolescente: Nuevo videoclip de Cevladé

No puede ser otro sino imparable el calificativo que defina en este 2010 la intranquilidad creativa de Cevladé, pues no ha pasado siquiera un mes desde que desconcertó —para bien o para mal, da igual— a los devotos chilensis con la herejía de quien aun cree en la poesía, para volver en esta ocasión con la amargura del que lleva un dolor interno. Canción para una adolescente es el segundo sencillo escogido para la promoción audiovisual de Coronación, amparándose una vez más en la asistencia técnica de la productora AM56; sin embargo, el valor agregado de este cortometraje (las cosas por su nombre) está en que el guión, dirección y edición, corren por parte del mismísimo Wladimir Espinosa en otra de las versátiles facetas de Ladenegro.

Algo me dice que nos hemos convertido en el canal oficial para los estrenos del creador, así que antes de tener en exclusiva esta nueva joya en tu pantalla, descubre sus detalles tras la clásica reseña introductoria y una breve entrevista.

Por Güissario Patiño


Difícil sería no crear un montaje de semejante envergadura recurriendo a tal fuente de inspiración, la genialidad de los textos de Canción para una adolescente tienen con mérito su lugar dentro del género dramático, mismo motivo supongo que incitó al autor decidirse por esta pieza a la hora de querer enfrentarse a su nuevo desafío.
Una versión que nos lleva incluso más allá de lo que el relato original sugiere, con la capacidad de generar impacto desde su preámbulo cuando ya con su primera escena nos incorpora de manera automática en la hosquedad ambiental del escenario, para luego volvernos espectadores de su desarrollo en un vaivén de sensaciones transmitidas.Cabe destacar el brillante desempeño del elenco y la producción, pues pese a la inexperiencia de Cevladé como director, supo bien como maximizar y explotar los pocos recursos existentes para darle categoría a la realización y mantener siempre la continuidad de esta. Estamos frente a un trabajo cuidadoso, en donde el lenguaje es el factor clave para apuntar en los centros emocionales, pues cada mirada, cada gesto, y cada interpretación no nos deja indiferentes a la reacción.
Como ya es su sello, Cevladé vuelve a buscar su espacio dentro del guión de manera inteligente, presentando en paralelo tres visiones de una de las etapas más cruciales de su vida en un flashback que conjuga la congoja, ilusión y empatía.

Siempre se agradece que existan alternativas como estas, a esta altura sería reiterativo hacer referencia a lo vanguardista que suele ser Cevladé en cada una de sus apariciones y para colmo del rapero chileno, atreverse a destacar un trabajo bien hecho es sinónimo de idolatría (por suavizar el vocablo); los aplausos van para el que logra los resultados exitosamente y no para el que consigue “un intento de…”. Mi sentido del morbo extrañó ver escenas más explicitas, pero eso lo compensa sólo el desgarro de la dramatización del autor; aunque es válido reconocer que se pudo racionar un poco más la participación de Ahd Balam dentro del rodaje, pues a ratos distrae la atención de la cámara, desaprovechando momentos trascendentales en los que indiscutiblemente era necesario un plano frontal con Wladimir.


De todos modos el producto ya está, y lo importante es que una vez más en el año nos podemos deslumbrar con otro trabajo de calidad cortesía de Ladenegro y en un formato más que original, por lo mismo esta nota pretende absorber cada gota de profesionalismo con el que se facturó este videoclip y decidimos adjuntar un extracto del guión, junto con las impresiones de su realizador a continuación.

¿De dónde florece el bichito para que de escritor de textos indagues en el área de guionista?
Siempre quise dirigir, nunca me atreví, no me sentía preparado. Además, no sabía muy bien lo que implicaba. Me gusta mucho el cine, no me considero cinéfilo, pero me gusta mucho…era el momento. Estaba deseoso de hacer algo así hace mucho tiempo, el Carlos de AM56 me apañó y fue difícil… extenuante, pero creo que los actores entendieron súper bien la idea del guion y no hubo complicaciones al momento de grabar. Creo que me hice entender bien y el resultado es tal y como lo imaginé.

Respecto a la elección del elenco, se ve a la perfección ese entendimiento del que hablas… ¿cómo fue la selección?

Necesitaba un viejo que se pareciera a mí, porque iba a interpretarme a mi mismo en unos años más… lo lógico fue pensar en mi viejo; que después de reencontrarnos luego de muchos años, aprendí a conocerlo y él a mí. Compartimos nuestros textos (él también escribe) y somos fan el uno del otro, así que cachó a la perfección la idea y se apuntó al toque. La Xavi… fue casi de casualidad, pero fue un acierto totalmente. La actriz original sencillamente no se presentó, la Xavi siempre se ofreció y era una opción, pero no la quise comprometer porque ya estaba la otra actriz. Luego la llamé y acudió al tiro. El resultado para mí, y desde mi perspectiva, es impresionante. Me gustó dirigir, es harta pega, pero me gusta que las cosas sean a mi pinta y que las decisiones las tome yo. Antes siempre “sugería” cosas, generalmente se tomaban las sugerencias, pero nunca completamente porque –imagino- se vería como un sesgo a la autoridad del director de turno. Siempre como que co-dirigí, ahora toda la culpa es mía (risas).



CEVLADÉ – CANCIÓN PARA UNA ADOLESCENTE (CON AHD BALAM) (VIDEO CLIP)





“CANCION PARA UNA ADOLESCENTE”
(Guión)


Descripción general: La letra trata de un narrador el cual se dirige a una adolescente, el narrador le cuenta a la adolescente que entiende sus problemas, conflictos, miedos y tristezas porque él también los ha vivido, pero le dice que al concentrarse sólo en el dolor, no se obtiene nada, que hay que ser fuerte y salir adelante puesto que él cometió ese error y lo perdió todo, en cambio la adolescente aún puede cambiar las cosas y, por consiguiente, su destino.


Historia:
La idea es contar la misma historia, de la siguiente forma:


El clip comienza con una adolescente entrando de urgencia al hospital, los doctores y enfermeras tratan de mantenerle con vida.
Luego se ve a la adolescente en una pieza de hospital, guardando reposo, la expresión de su rostro es de apatía, tristeza y desencanto.
Hay una ventana que es muy simbólica porque a través de ella se ve la belleza de la primavera, la libertad de las aves y la danza de los árboles, pero esa hermosura está tras el cristal, en otro lugar. La adolescente al ver esa ventana se entristece y se compadece de sí misma.
En la misma habitación se ve al fondo a un hombre mayor (en adelante “José”) con una enfermera, la enfermera le está lavando la cara con un lavatorio y luego lo peina, José no se mueve.
Se acerca el plano y se ve a José como lo terminan de peinar y luego lo llevan hacia su ventana por la cual él se queda clavado mirando.


Se muestra a José y uno reconoce que él no está bien, tiene la mirada perdida, ausente, tiene una expresión de tristeza, de cansancio, pero al mismo tiempo de no estar conectado a la realidad. Lo deben vestir, alimentar y asear, porque él no es capaz de hacerlo por sí mismo.
Se hacen acercamientos y primeros planos a su boca, sus ojos, sus manos, etc.
Luego llega otra enfermera, mucho menos cariñosa y lo acomoda mirando hacia donde está la adolescente para servirle su desayuno.
Luego la enfermera se va y la adolescente se clava en José, él no reacciona, sólo la mira, pero ella no se asusta, sólo lo ignora.
Es importantísimo el momento en que se cruzan las miradas, ella lo mira sorprendida, conmovida, con lástima por él, sin abandonar la tristeza por sí misma, siente más tristeza por él.
José solo la ve. Comienza la letra de la canción.


También se muestran escenas del narrador (Cevladé) contando la historia desde una casa muy deteriorada y abandonada.
José sólo la mira, con la mirada perdida. Paulatinamente se empiezan a encontrar, la mirada de José gradualmente se vuelve más cálida. La adolescente lo nota y empieza a mostrarse nerviosa, asustada.  A medida que la canción continua ella empieza a mirar detalladamente de nuevo a Joe y luego se mira a sí misma, ve que tiene las mismas cicatrices, el mismo temblor en la mano, el mismo tatuaje (lagrima en la mejilla). Cada vez que lo nota tiene flashbacks donde ella aparece sola en la misma casa abandonada y deteriorada como tratando de escapar, muy asustada, nerviosa y al borde del colapso.
De ese momento en adelante la adolescente mira a José, lo examina, sin levantarse de la cama, buscando detalle por detalle, viendo sus cicatrices, su temblor en una mano, su ropa, su mirada. Todo mientras la canción se desarrolla. 
Mientras sucede se muestran escenas de la adolescente en su casa, llorando en el baño y gritándole a su mamá que está afuera, llorando en su pieza, escribiendo, mirándose al espejo, etc.


José comienza a emocionarse, pero su cuerpo le impide expresarlo, tiembla, su mentón vibra
Se muestran las mismas escenas donde se mostró a la adolescente en su casa, pero ahora desde otro ángulo y se ve que hay una sombra que acompaña a la adolescente, es el narrador que también  vivió la escena, debe mostrarse como si el narrador estuviese presente también, fundiendo la imagen de la adolescente con la del narrador.


Se multiplican las similitudes entre ambos y los flashbacks de ella en la casa abandonada. Hasta que al final, aparece ella y el narrador en la casa abandonada sorprendida… y asustada se miran, él la abraza y la acoge.

En el hospital se ve la mirada más emotiva y “libre” de José en un primer plano cuando dice “no cometas el mismo error”. Ahí la adolescente comprende y se emociona, le toma la mano a José y le hace cariño, pero él solo mantiene su expresión. En eso llega la tía (madre) de la adolescente y ella va corriendo donde su tía y le pide perdón y la abraza.
Hace que ella mire a José, tratando de hacerle entender que ella lo escuchó y que cambiará gracias a sus palabras, pero José está con la mirada perdida otra vez.  Finalmente se muestra a Cevladé en la casa abandonada con su muñequera y luego un primer plano a la mano de José que tiene la misma muñequera, pero destruida por el paso del tiempo y el uso.



Locación 1: casa abandonada: representa la mente de José, el lugar donde quedo atrapado por entregarse al dolor, en el cual, la adolescente empieza a aparecer porque está siguiendo sus pasos.

Locación 2: hospital: es donde transcurre la historia y dónde José conoce a la adolescente y le da motivos para vivir, que es… aconsejar a los más jóvenes.
Locación 3: casa de la adolescente: es donde la adolescente sufre y muestra sus vivencias más dolorosas.

Si te pareció interesante este contenido, ayúdanos compartiéndolo:

12 comments

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.