La consagración de Stailok y el lanzamiento de “Recetas”.

La consagración de Stailok y el lanzamiento de “Recetas”.

A fines de febrero, Stailok de Movimiento Original abrió su año con el lanzamiento del álbum Recetas, su esperado debut solista tras más de 15 años de intensa y fructífera trayectoria. A los pocos días del estreno tuve la oportunidad de compartir una entrevista con el músico donde sinceró varias de las intenciones personales y profesionales que despejaron este fundamental primer paso, el cual, según reconoció, saldó una vieja deuda consigo mismo para iniciar una nueva etapa en que forzosamente debería demostrar de qué está hecho y no temer más a liberar su ki de saiyajin de raza pura.

A pesar de que no ha pasado tanto desde entonces, siento que el Francisco Rojas con el que conversé aquella mañana de marzo es muy diferente del que el recién pasado 13 de diciembre cumplió 35 años, y es que la llegada de su quinto septenio lo encuentra a pocas semanas del nacimiento de Kai Milán, su primer hijo, fruto de la relación que comparte con la virtuosa cantante Seamoon. Sonará muy cliché, pero este 2022 definitivamente marca un antes y un después en la vida del rapero, y este renacimiento se coronó el 16 de diciembre en Teatro Coliseo con la realización de su primer concierto solista, el cual agotó la no despreciable cantidad de 2500 entradas en su primera semana de ventas. Un hito que, considero, había que presenciar.

Por Darío Gutiérrez O. (a.k.a. Güissario Patiño).
Asistencia de Vicente Vergara. Fotografías de @el.eme.

El torneo galáctico:

Cuando se anunció el primer concierto de Stailok, se confirmó inmediatamente que contaría con los shows especiales de sus colegas y amigos Bubaseta y Chystemc. Coliseo es un buen nombre para el teatro que acogería las exhibiciones de estos espartanos del flow y los ritmos, tres de los nombres más sólidos en la escena y dueños de los directos más enérgicos y dedicados que se puedan apreciar dentro de la misma.

El espectáculo inició a las 18:00 horas y el encargado de abrir fue Bubaseta, sin embargo, recién logré entrar al Coliseo cuando éste acabó su presentación. Algo alcancé a escuchar desde afuera mientras intentábamos dar con alguien de producción que nos autorizara el ingreso. Sonaba brutal, con la fuerza, disciplina y dominio del público que ha puesto a Buba en los principales escenarios del continente. Supongo que para sacarme el empacho tendré que esperar hasta el 31 de marzo del próximo año, cuando, en ese mismo escenario, el de King Kong Click protagonice su esperado concierto en Santiago.

Con un impresionante registro de Bu frente a los espectadores, el rapero firma en redes sociales su paso por el concierto de su amigo con las siguientes palabras:

“Es importante que existan buenos exponentes en nuestro país, porque hace que la energía suba de forma correcta.”

Si bien los artistas que rellenaban el cartel comparten un origen muy rapero, es válido destacar que el público que repletó Coliseo era transversal, con una vibra y calidez más encendida que el común de cualquier concierto que se encasille únicamente en un público de oyentes de rap, y la única respuesta a ese fenómeno es la libertad de etiquetas con la que, tanto Stailok como sus invitados, ha propagado su mensaje a través de la música.

El Techy sabe:

Puntualmente, a las 19:00 horas sale en escena Chystemc junto a su compañero Dj Transe. Abrió enérgico y ovacionado con “La pronoia del Sun Joke Fú”, seguido de “Guantes de lana” y “Mejor viajar a que llegar”, repasando de entrada puntos altos de las principales etapas de su carrera. Diego Torres Rojas tiene la virtud de hacer que cada presentación se sienta novedosa, con atractivas visuales de fondo, reinventando flows, modificando líricas, jugando y rellenando el escenario con su infinita vitalidad. A veces más hippie, a veces más musical, a veces más colectivo, a veces más rapero, pero su show siempre tiene una variante que lo hace distinto de un anterior. El de esa tarde fue la versión más rapera de sí.

Como es de esperar en espacios donde se desarrolla el Hip Hop, hubo una pausa en medio de su presentación para la concientización de problemas que nos atañen como sociedad, en esta ocasión con la inclusión de activistas y lienzos manifestando “No al TPP11”, tratado de suma importancia y de poca transparencia, con una reflexión sobre el impacto que podría tener éste sobre nosotros y nosotras una vez vigente.

Cuando el floridano me invitó a su estudio para escuchar Techymuv algunas semanas antes de su estreno en noviembre del 2016, recuerdo que compartiéndonos música me mostró algunas presentaciones de un rapero estadounidense llamado Jeff Turner que por esos días llamaba mucho su atención, y como Diego es un tipo de intención y acción, un par de años después lo recibiría en Chile durante una temporada en que grabaron varios de los singles y video clips de su primer álbum en conjunto, el cual aún está en proceso, sin apuro para madurarlo y definirlo como corresponde. Hoy Jeff Turner está de regreso en el país, probablemente para retomar aquel proyecto iniciado en el 2018, y fue el invitado especial en el show de Chystemc, complementando sus flows en canciones como “Aprender to unlearn” y “Manso dance” que fueron bien recibidas por el público.

Su acto se redondeó con rolas como “En bolá de lah laah laaah” (incluyendo la energía de su familia presente en vestidores), “Ella”, “Uzumaki”, “Verbal streets”, “I love you a lo vío”, “Boombarrio” y un intercambio de roles con Mc Transe que, como es de costumbre, tuvo su momento para tomar el micrófono para soltar barras mientras Dj Sun Joke Fu le secundaba en los platos.

La calurosa y agitada intervención de Chystemc acaba en medio de estridentes ovaciones. Un interludio de diez minutos fueron suficientes para preparar la escenografía del plato fuerte de la jornada y también refrescar los ánimos.

Una por mi gente, dos por mi tierra:

Antes de comenzar a escribir sobre los detalles del concierto de Stailok, debo decir que me siento muy afortunado de haber podido presenciar esa ascensión protagonizada no sólo por el autor de Recetas, sino por todo el equipo creativo, técnico y de producción que hicieron posible esta experiencia. Algo, me parece, sin precedentes en la escena local.

Eran las 20:00 horas y el programa se cumplía cronométricamente. Una escenografía con mesas que simulaba un elegante restaurant, un escenario refugiado en pantallas leds que transformaban el ambiente en cada canción con las estupendas visuales de Jaime Cumplido, fascinantes  juegos de luces a cargo de Gonzalo Bravo, pirotecnia y humo, Dj Tee en los controles y la crew de bailarines de Monstarz tomando el control del románico teatro daban la señal que esto ya era una realidad. De pronto, una llamada telefónica a Stailok que, proyectado en las pantallas compartiendo en el backstage con su familia y amistades, fue seguido por la cámara hasta salir en escena. Fue cuando Coliseo se vino abajo apenas sonaron los primeros compases de “Give me your hand”. Pieles se erizaron, gargantas se apretaron, celulares en alto y una lluvia de luces iluminaron el inicio de una fiesta acompañada de rap, reggae y sus géneros primos.

“Muchas gracias por venir al lanzamiento de Recetas, mi primer disco de miles” – saludaba con gratitud Stailok a las 2500 almas que repletaron el teatro.

La preparación, dedicación y compromiso se apreció en cada detalle del espectáculo, el cual seducía con armonía al baile frente a un público reactivo en cuerpo y voz. Ni siquiera el equipo técnico zafaba de la vibra que reinaba en el sofocante Coliseo. El equipo de Monstarz Crew se acoplaba al concepto de cada una de las canciones con las increíbles coreografías de Jazz Torres y variando su vestuario con piezas de Carol Grandson.

“Estoy muy emocionado. Muchas gracias por estar aquí, en mi primer concierto solista” – sinceraba Stailok, quien hacía su repaso por Recetas con canciones como “Sunshine”, “Chica dancehall”, “Justice”, “Eclipse”, o “Lúcete”, esta última en compañía de Khali Polo desde San Antonio.

Siguieron desfilando invitados, como Bubaseta en el recordado “Flota” y Demian Rodríguez en “Amor”, el cual se convirtió definitivamente en uno de los puntos altos de la noche. Le acompañó una emotiva interpretación de danza contemporánea y finalizó con la aparición de “la Weli” de Stailok, a quien presentó orgullosamente como “la máxima creación de mi existencia”, recibida y despedida entre fuertes aplausos y demás muestras de cariño “monumentalmente universales”. Y si hablamos de universal, “E.U.C.S.L.” junto a Shugar ciertamente fue de las más sentidas junto a “Magic”, cuya voz del creador se perdía entre el coro de la multitud:

“Ustedes son la verdadera magia para nosotros los artistas. Un aplauso para ustedes mi gente hermosa” – remataba.

Para ser un primer concierto solista, Stailok demostraba un manejo impresionante de un público que interactuaba como si se supieran el show de rutina, pero todo era sinergia y conexión en el instante. Cómodamente generaba momentos de cercanía con su audiencia entre canción y canción, comentando anécdotas de la creación o manifestando respeto por cada uno de sus colaboradores. Un gran escenario que cuando quedaba solo en él, no dejaba vacíos ni se desconectaba de los tres niveles en los que se reparte el público en el edificio.

“Muchas caras conocidas y muchas caras nuevas también. Bienvenidos quienes no conocían a Stailok, y a los que vinieron, muchas gracias de corazón.”

En el trapero “7even days” hace mención a su compañero Dj Tee, productor del track, comentando de los desafíos de ritmos que buscaban al momento de componer, finalizando con la siguiente reflexión:

“Así es cómo vamos incursionando en la música, en el estilo que se nos presente, en el estilo en que tengas ganas de crear, porque si tú haces Hip Hop o lo que sea, nadie te puede privar del estilo que tú quieras. Antes me acuerdo que cuando éramos todos raperos y alguien empezaba a hacer un dancehall o algo así, inmediatamente decían que se vendió. Ése es un pensamiento limitante. Los que pensamos en grande, los que queremos conquistar al mundo y conquistarnos a nosotros mismos, no tenemos miedo y le metemos duro al ritmo que sea. Y nadie puede opinar porque vamos para adelante.”

El gen “originala” estuvo presente durante toda la presentación y por supuesto no podía quedar fuera de esta celebración su compañero Aerstame, quien entró en un principio con Ahd Balam para interpretar “Medicinal”, pero se quedó un par de canciones más para revivir momentos legendarios de Movimiento Original y a la carta del público, quienes pidieron “Natural” y posteriormente “Grandes pasos” con los respectivos y sentidos homenajes a Mc Browen. La naturalidad y calidad con las que fluyen son evidencia de las tablas que dan prestigio al grupo, compenetrado con un efusivo y fiel público. Aerstame es despedido con gran ovación y correspondidas muestras de amor y respeto con su amigo.

El factor predominante en el concierto es la cercanía y la emotividad, pero siempre en un ambiente festivo. Stailok hace hincapié en que su camino ha sido la creación musical, la búsqueda de la melodía. Agradece el apoyo del público en las distintas etapas de su carrera, ya sea como M.O., como con SuppaStyle o sus múltiples canciones con Cestar, pero también invita al escenario a Mr. Dysen, a quien presenta como su compañero del primer proyecto musical en el que se embarcó, y juntos interpretan “Querer es poder”. Si bien se hicieron evidentes los años de ejercicio y experiencia que ha alcanzado Stailok en comparación al amigo con el que dio sus primeros pasos y que probablemente era la primera vez que se enfrentaba a un público tan masivo, ahí estaba siempre oportuno para transmitirle seguridad y sobre todo comodidad. Rescato esa virtud que relucía a lo largo del concierto. Cuando surgía algún imprevisto o había algo que ajustar, se tomaba el tiempo para resolver y lo transmitía con sencillez y simpatía a un público que nunca dejó de respaldarlo.

El concierto siguió su curso. Más que prestar juiciosa atención, la invitación era sentir, bailar, prender otro más y seguir disfrutando los diversos matices a los que nos invitaba. “Luz” deslumbró en su puesta en escena y más tarde lo hizo también la aparición de su compañera Seamoon, con quien interpretó algunas como “More” o “Feeling”. Ya en la recta final del concierto, otro de los clímax se alcanza con la entrada de Cestar, quien con admirable soltura y manejo inyectó un segundo aliento para cerrar con broche de oro la velada al ritmo de “El humo de tu boca” o “Lo mejor de ti”.

La obra acabó con “Inmortal come back” en una victoriosa performance con Monstarz Crew, dejando a un público enteramente satisfecho y renovado. Abandonamos el edificio buscando la brisa fresca que calme la excitación en la que nos dejó Stailok y compañía. Son muchos años estando en la primera línea de lo que hoy se le llama música urbana en Chile, sin embargo, me atrevo a decir que la carrera de Stailok tiene un nuevo comienzo el día de hoy, contribuyendo en romper los propios límites con una entrega objetivamente profesional e impulsada por un talento real, el cual ha sido refinado con perseverancia, sudor y ambición de descubrir cuál es el propio camino, no el de la tendencia ni el más fácil o cómodo. Tuvieron que pasar más de 15 años para atreverse encontrando el propio ritmo, toda una experiencia que con seguridad seguirá dejando huellas e inspirando a quienes vengan detrás. Gracias por querer que La celda de Bob sea testigo de eso, Stailok. Ni los raperos más raperos tienen ese gesto. Te las mandaste.

Gracias por leer. Si te gustó y quieres apoyar al periodismo independiente, puedes hacer tu aporte voluntario en la siguiente cuenta:
Cuenta RUT Banco Estado Nº 17005218 (-8)
PayPal laceldadebob@gmail.com

 

Si te pareció interesante este contenido, ayúdanos compartiéndolo:

One comment

  1. Adriana says:

    Definitivamente, describiste todo, pero todo lo que paso ese dia, fue emocionante estar ahi, ver su nerviosismo y de a poco se fue relajando, estuvo genial, aun sigo afonica por gritar y cantar con euforia

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.