Resumen del evento "One Nation Vol. 1"

One Nation fue titulada la primera propuesta de la naciente productora ENGM Entertaiment, la cual tiene como propósito la creación de un espacio idóneo para la presentación de exponentes locales. Una cuidadosa gestación en cuanto locación y acústica en pro del desempeño de los invitados y el tan anhelado “profesionalismo” del que se suele hablar, son las principales características de este certamen; junto con una estructura estándar para la decisión de las figuras participantes, la que considera a tres dejotas para la apertura y animación de la fiesta, dos beatmakers, dos grupos emergentes, uno con trayectoria consagrada como plato fuerte… y desde luego el maestro de ceremonia. El concepto de “una nación” tiene su origen en base a sus funciones, la posibilidad de mezclar lo viejo con lo nuevo, lo nuevo con lo viejo, abrir vitrinas a talentos con amplias facultades y ceder los requerimientos básicos que cualquier creador esperaría. Sin más teoría, el pasado sábado 08 de mayo se llevó a la práctica su primera versión y gracias a la invitación la productora, podemos hacerte una idea sobre los detalles de aquella jornada.

Por: Güissario Patiño.
Fotografías por Damaris Sedini.
Laceldadebob, 2010.


Ni tan mal para ser la primera versión, aunque los detalles de la inexperiencia en el área sin duda se hicieron notar desde el inicio. Quizás el que más desconcertaba a los asistentes era que el recinto escogido sería ni más ni menos que el ex putis-club Minotauro, ubicado en Vicuña Mackenna a la altura de Santa Isabel; entonces las paredes con espejos y sillones con fluidos se adaptaban para hacerlas de “local jí-jo”; así también los invitados se las ingeniarían para improvisar un espacio en dónde hacer lo suyo.

Dj Xaniels era el encargado de recibir a los primeros en llegar y mantener el ruido hasta el inicio del show, pero pese a que mantuvo una buena selección en su repertorio, la apatía de los presentes fue superior y al parecer no había indicios de que eso cambiara. Al menos el animador Obees se percató de aquello, aunque mucho por animar a la masa no pudo hacer realmente, ni con intentos de micro abierto a lo tocata calleja de multicancha de hace una década atrás. En fin, La Psykería abriría la noche e hicieron su actuación sin mayor dificultad, hubiese esperado más interacción con el público o por lo menos no mostrarse tan desganados como ellos en su show. Rutina cercana a los 15 minutos con textos de locura tal como siempre ha sido su estilo y que incorporaba nuevo material.

Luego de esto, Elixir De Beat serían los siguientes y tal cual como hace un par de años en el lanzamiento de Looplife en Valparaíso, Crea Beat Box fue capaz de cambiar la cara al evento e incluir la participación del público para el resto de la función, sumando también la complicidad y fuerza del directo que ya acostumbramos de sus compañeros de grupo Eneikao y Mc Shuki, fue el enganche perfecto y la excusa para poner esas manos arriba. Creo que una de las principales características de Elixir De Beat es la estética, se percibe la preocupación y los ensayos antes de montar un directo y lo llevan a más allá de rimar a tiempo, pues incluyen movimientos y poses que en lo personal no va con mis gustos, pero es bueno ver esa intención de querer hacer algo más producido que el común de los grupos en las presentaciones.

 Tras casi media hora de show, fue el turno de los beatmakers invitados y directo desde BeatXperience, dos de sus exponentes se posicionaron. El primero de ellos fue el viñamarino Danny Teks con una colección de instrumentales que abarcaba casi todas las tendencias típicas de cualquier productor. Variedad y calidad, adjuntando lo que ya es su sello característico cuando figuran voces de rappers internacionales con los que ha colaborado y envían su mensaje de REPRESENT. Inmediatamente después, Crimental puso play a su secuencia y el festín de cajas y habilidades no tardo en hacerse sentir. Cabezona presentación de este último que incluía algunos extractos editados de sus producciones entre otras mierdas bastantes frescas.

Tocaba el turno del peso pesado de la noche y el escogido era Cevladé dando una repasada a su recientemente estrenado disco Coronación. Difícil sería con este último lograr la euforia del público, cuando ojos abiertos y nucas en movimiento le acompañan en su show… (Y bueno, personajes caricaturescos nunca faltan). Lástima que la ironía de jugar con el concepto de “throw your hands up” no fue del todo exitoso cuando olvidó la letra de Mis principios no son show, pero al menos pudimos disfrutar de creaciones como I love this game, Blanco y negro, y Él quiere volver. De todas formas, parecía que el plato de fondo no lo era tan así, de lo contrario no veo otra lógica para que la organización le impidiera tocar la última canción, aun cuando sus seguidores permanecían atentos a la espera.

Y para terminar… la fiesta. Los dj’s B-ese y Pologro tenían que rematar este primer Wan-neishon; a esa altura el local se mantenía repleto y desde luego era otro el entusiasmo. Como dije en un principio, fueron detalles los que pudieron hacer de este One Nation un evento superior en características; una mejor promoción, escenario y cartelera de invitados no tan ambigua y de seguro la segunda edición se repleta, puesto que por muy negativo que pude sonar en varios comentarios, creo que esta iniciativa tiene mucho que aportar y pormenores de organización y especulación están a tiempo de ser corregidos. Falto forma y más dirección en esta ocasión, indicado esto de una manera constructiva a fin de tener mejores resultados para una nueva oportunidad, si se trata de mezclar, se puede lograr un buen fruto manteniendo el contexto; a decir verdad juntar gritos, drogas, wananaaais y reflexión no es un apetente guiso a probar. Todo lo demás va bien encaminado, es cosa de experiencia y tiempo, esperamos tener pronto novedades de un volumen dos.

Si te pareció interesante este contenido, ayúdanos compartiéndolo:

2 comments

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.