Krosty Deem está de regreso | Descarga "Nervious Pitcha"

Quizás para la generación a la que pertenezco el nombre de Krosty Deem no nos diga nada; puesto a que sus primeras intervenciones en el rap se remontan al año 1997 en compañía de Cevladé. Desde esa fecha y a pesar de conformar un grupo juntos, ambos editaron sus referencias en solitario bajo el alero del sello Kalimba; Krosty Deem nos traía “Increíble, Invencible”, al mismo tiempo que el llamado Conde Wla-d nos presentaba “Odagrama”. Ambas realizaciones fueron producidas por el actual Demonio Maravilla y para quienes conserven esas reliquias dentro de sus colecciones de cassettes (porque hay que ubicarse también en el contexto de distribución fonográfica de la época), podrán tener una idea más formada de quién les hablo. En fin, luego de eso todos pudimos en cierta forma tener noción del desarrollo de la carrera de Cevladé, más no así de su antiguo compañero, el que según sabemos conformó Ultimátum y realizó algunas grabaciones antes de alejarse completamente del mundo de la escritura y los micros.
Por: Güissario Patiño. 


A día de hoy Krosty Deem es director audiovisual, añadiendo como dato freak que estuvo a cargo de la dirección del videoclip de “Blanco y negro” del mismísimo Cevladé, por si quisiéramos escarbar en algún antecedente que nos pudiera sonar más familiar. Sin embargo, hace algunos años empezó a manifestar sus deseos de regresar a los estudios de grabación y entre tanto digo, quiero y creo; pudo finalmente concretar su voluntad, siendo su compañero de primeros pasos quien le dio el respaldo y apoyo para trabajar la idea con la que fraguaría su retorno.

Me bastó con darle tres repasadas en el reproductor para poder entender bien de qué trataba esta nueva propuesta. Con que de ahí venía la escuela… 
Difícil es el no asociar los textos del Nervious Pitcha con algunos de los delirios que ya acostumbramos por parte de Cevladé, no hablo de imitar, hablo de que los orígenes compartidos se expresan por sí solos. Entonces supongo que nadie más indicado que el mismo Wladimir Espinosa para musicalizar los nueve cortes que componen esta creación, en la que la contradicción del romanticismo versus la misoginia toman el mayor peso durante la producción. La ironía y la descalificación como escape de los complejos es un recurso que cuando se sabe utilizar, tiene la cualidad de ser entendido y adoptado de manera natural por quien la escucha, tal y como pasa en este caso; pues Krosty Deem conjuga sus visiones desde la razón más que la agresión.

El producto está fresco, el sonido actual. Samples puros que dentro de la canción cumplen un rol fundamental para no desviar el concepto. Hubiese optado por otra alternativa para los estribillos, quizás contemplar la participación de algún dj que pudiera meter mano entre esos espacios; llámame purista por mantenerme alejado de los experimentos o nuevas propuestas, pero siento que esos coros son más cercanos a los de una banda de rock cristiano y a ratos le quitan toda la actitud con la que el mc ha vomitado a lo largo del track.
Fuera de ese detalle, este elepé cumple toda condición para ser recomendado, se nota que hay una idea de trasfondo claramente explotada, Krosty Deem no se queda atrás por contenidos, ni flows, ni mucho menos por métricas; deja en evidencia su escuela aunque es entendible que todos estos años alejado del mic puedan reflejarse un poco en la fluidez.

Estos dos nos han demostrado que la conexión está de vuelta, pocas veces he visto alguien que no haga parecer a Cevladé como ajeno al track, pues se conocen bien y se dieron el lujo de mantener tres colaboraciones para refregárnoslo en la cara. Se decía que estaría disponible desde el 29 de enero para descarga gratuita y a pedido del productor pude ver los resultados antes del lanzamiento para escribir estas líneas, así que basta de palabras y pínchale a la descarga desde ya…

Si te pareció interesante este contenido, ayúdanos compartiéndolo:

One comment

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público.