Rec-onec-TAO: El regreso de Aerstame con “Mi camino”.

Esa mañana las cosas andaban bien, con una curiosa sincronía. Creí que sería abusar de mi suerte retrasar la salida por ese café que me llamaba antes de partir, pero, como dice el doctor Frasier Crane, “no tomar café es como no desayunar”.  Literalmente debía cruzar la ciudad de cordillera a cordillera. Un café antes de eso y una dosis de Run Impala de Rolando Fino a veces es todo lo que necesitamos para salir a comernos el mundo. La micro llegó y se fue rápida y expeditamente. Las combinaciones en metro me recibían con el tren llegando al mismo tiempo que yo al andén. No había espacio para que despierte ese nerviosismo ansioso que padecemos las personas “conscientemente” impuntuales, donde hasta quien se nos atraviesa obligándonos a parar un segundo, tiene más responsabilidad que nosotrxs sobre nuestro propio retraso, pero, créanme, en la mayoría de los casos, la impuntualidad es una cualidad involuntaria. Ese día no hubo nada de eso, probablemente por no predisponerme con ese estado mental. Había que simplemente transitar el camino hasta estación La Cisterna. Allá me iría a buscar Aerstame. Llegué a buena hora y él aparece al rato. Tomamos Vespucio de vuelta y el auto agarra velocidad de la misma forma en que se engancha la conversa. Y es que “el estallido” nos tiene con esas ganas permanentes de querer conversar, de descubrir qué pensamos, de escuchar lo que está diciendo la otra persona, de encontrarnos y enriquecernos colectivamente. Desde octubre hasta ahora nos dimos cuenta que no éramos tan calladitas o calladitos, que podíamos hablar, y que además nos gusta hablar, así que ahora las buenas conversaciones fluyen solas, aunque seas una persona callada como Aerstame o como quien les escribe.

Movimiento Original es un grupo al que le va bien, y me pareció interesante entenderlo desde el punto de vista de músicos que ya tienen con la música un trabajo exigente y comprometido, con un nombre posicionado en circuitos menos underground que la mayoría de las figuras más icónicas en el rap nacional.

Afortunadamente nosotros tocamos harto, pero con todo esto se cancelaron muchas fechas, incluso tuvimos que postergar nuestro propio aniversario. Sé que como músicos hemos llegado a una situación que es privilegiada para lo que es el arte en general en Chile, no podría quejarme ni mucho menos podríamos desentendernos. Esto tiene que estar pasando. Por otro lado, tocar menos me ha permitido encerrarme harto en el estudio y me he conectado más conmigo creativamente. Hago música, escribo sobre lo que veo y también cómo me siento. Si bien ya logré que esto sea mi trabajo y mi sustento, antes que eso es mi terapia. Tengo varios singles avanzados y probablemente todo este proceso prospere en un nuevo álbum, pero eso aún no he querido definirlo. Por ahora, sólo me interesa sacar lo que he ido aprendiendo y la canción que te quiero mostrar ahora habla de ese recorrido.

Nos perdemos del paisaje urbano e industrial de Santiago para adentrarnos en los cerros del poniente. Entre las casitas del Monte Paoz avanzamos hacia el final de una colina, parecen las doce casas de los Caballeros de Zodíaco. La de al frente tiene unas estatuas griegas. ¿Será la de Shaka, el caballero más cercano a Dios? La alfombra de la puerta me da la bienvenida con un “sólo buenas vibras”, así que me las miro, me descargo lo que siento deba transformarse, y entro.

Adentro estaba su compañera, Reissel. Me saluda con muy buena onda. Camilo y Reissel son esa misma postal perfecta de armonía y sintonía que en sus redes se proyecta. La casa es nueva, me cuentan que se las entregaron hace unos tres meses, pero se han asegurado que en cada rincón de ésta habite una extensión de esa complementación que los caracteriza. El mueble principal soporta una nutrida colección de vinilos. Me percato del orden y la lógica, también de las fijaciones del coleccionista, donde principalmente lucen discografías repartidas en momentos, estilos y autores de los diversos géneros que se encasillan sus cajones. En resumen, un homenaje a los gustos y evoluciones que han marcado la vida misma, una forma similar a la que entiendo las colecciones y fetichismos, por lo que se me hace familiar el modo en que ésta me insinúa para revisarla.

Él es versátil en su mente también. Lo puedes ver en sus libros y en su música. Podrías esperar ver sólo vinilos de rap en su colección, pero también está Hector Lavoe, The Beatles o Billie Holiday. Tiene un espectro musical muy amplio. El Cami puede escuchar un bolero, una salsa y un metal. Siento que en su mente e inspiración está esa mezcla de sonidos, aunque nunca ha dejado de hacer rap, pero es muy musical, por ejemplo, si está haciendo un beat, no se va a quedar sentado acá esperando que le salga el sonido de la guitarra. Él va a ir a buscar al guitarrista que le haga ese sonido que busca. Le gusta el sonido orgánico, entonces, obviamente, si tenemos que encasillarlo en algún estilo, calza en todos, porque su identidad propia hoy está influenciada de muchas formas y estilos. No podría encasillarse un solo estilo.

Reissel resumen bien el camino de búsquedas de Aerstame. El estudio está en el segundo piso. Subiendo, en la recepción nos espera un estante que posa al fondo como un altar. Las columnas del templo reúnen una bibliografía intensa con orígenes tan diversos como los de su anterior representación discográfica. Arriba están los de Hip Hop. Son demasiados, algunos más excéntricos que los de rutina, como el gigante libro negro llamado Hip Hop. Lo ojeamos repasando sus créditos y analizando sus increíbles fotografías. Los espacios más abajo en la repisa contienen la representación teórica de sus aprendizajes y constantes estudios. Arriba de todo, la figura heroica de Gokú.

La lectura me ha ayudado mucho a escribir mejor, y eso trato de reflejarlo en mis canciones para quienes me escuchen se motiven a leer también. Siempre recomiendo leer algo de Eckhart Tolle, por ejemplo. Llevo años estudiando el Tao Te Ching, un libro con 83 capítulos que he leído varias veces, pero de repente lo lees un día y te golpea corrigiéndote de algo que inconscientemente estabas haciendo mal. Nunca terminas de aprender.

Gokú es una buena referencia para explicar una vida entera de perseguir algo y beneficiarse más por los resultados obtenidos en el camino hacia lograrlo, desde su primer maestro hasta su última pelea. Ahí están los aprendizajes, ahí encontramos la sabiduría. Y me parece que Aerstame ha llegado a un punto reflexivo de su vida para mirar hasta dónde ha avanzado. Para lo primero que quiso hacer, fue metódico, disciplinado, obsesivo y constante. Así lo recuerda la reconocida cantante Mysti-k, quien fue su primera maestra en algún taller popular y quien lo acompañó hasta su primera tocata.

La base de todo en mi carrera es el rap. Si bien con los años fui estudiando más música, aprendí a cantar o hacer melodías, el origen de todo es el rap. Rapeo desde el año 2001 y al rap es a lo único que le debo algo, porque me abrió el mundo.

Después, a los 17, se autoprodujo su primera maqueta, Desde La Periferia Al Mundo, y la repartió en cuanta tocata pudo ir a darse conocer. Dos años después, con Acertijos en el 2007, pasó rápidamente a ser parte de ese dream team generacional que renovaba las energías en el underground chileno, pero su incipiente y paralelo proyecto Movimiento Original siempre exigió mucho más y ahí se concentra gran parte del aprendizaje adquirido en un camino que desde aquí se reparte en cientos de senderos. Nunca lo pensé de esta forma, pero en esa época en que Movimiento Original emergía, Camilo estaba recién siendo papá, y definitivamente debió ser uno de los impulsos principales para concentrar sus energías al proyecto hasta que realmente valga la pena. Hoy Camilo me recibe en la casa que comparte con su compañera de vida, me habla de que repasa los libros con los que se ha autoeducado, me cuenta de las rutinas que comparte con su hijo con la edad que ahora tiene, me invita a conocer su mítico TameHouse con una taza de café Marley Coffee, marca que cree en él y su proyecto. Me reconoce que su único vicio es el café. Pienso, entonces, que Aerstame debe saborear con agradecimiento y satisfacción su taza de café cada mañana en la que se levanta y dirige al estudio para iniciar su jornada laboral. Su pizarra está llena de anotaciones, de trabajos personales, con Movimiento Original, listado de canciones nuevas y otras que aún están en proceso. Hay mucho material ahí, es gente productiva y cuidadosa en su forma de trabajar, sin apuros, disfrutando ante todo el proceso.

“La sabiduría de los antiguos taoístas consiste en básicamente en haber estructurado una filosofía práctica. Una forma de comprender la vida y el universo que no se limita a hacer formulaciones teóricas, sino que sólo tiene el valor en la medida en que se concretiza en relación con las necesidades de la vida diaria” (El Dao en acción).

Aerstame me refleja la conquista de ese equilibrio, la reflexión simbólica para marcar la trascendencia entre un ciclo y otro. Y esta analogía la hago siempre: La historia de Dragon Ball termina con Gokú convirtiéndose en el hombre más fuerte del mundo, casándose con su novia de infancia, cerrándose así de alguna forma su trama adolescente. Lo siguiente es Dragon Ball Z, que en su esencia sigue siendo la continuidad de los procesos del protagonista, pero la historia y escenario es completamente otro. ¿Se sentirá en esa etapa de quiebre Camilo? Es decir, alcanzar un piso para atreverse a dar el paso a donde comienza a contarse la verdadera historia. Es algo que me cuestioné bastante el último año, obviamente inspirado en las andanzas de mi amigo Gokú, y la interrogante reapareció viendo a Aerstame motivado abriendo carpetas y sesiones en el computador. Básicamente a eso me invitó, a contarme y mostrarme en lo que está, pues con éste ya son seis años en lo que no ha sacado un disco solista, y la seguridad que demuestra con lo que se ha guardado durante los últimos meses y años son buenas señales para decir que si ha llegado hasta esta parte del camino es por algo.

“Sigo mi propio camino al fin”:

Partimos la reunión por el principio, que es conocer el vídeo con el que estrenará su nuevo single en los próximos días: “Mi camino”.

Lo primero que se hace inevitable es hablar de la calidad del track. La única vez que vi a los productores Macrodee y Geoenezetao juntos, fue compitiendo en un Beatminds, pero qué bueno resultó unirlos para producir algo en conjunto.

 A Macrodee lo admiro hace muchos años, pero por cosas de la vida nunca habíamos coincidido en trabajar algo, hasta que Jonas Sanche nos invitó a su disco 27 para hacer la canción “Vuelve a ti”. Ahí quedamos mejor conectados. Un día vi que subió el beat de “Mi camino” a sus historias de Instagram y le hablé inmediatamente. Por otro lado, Geoenezetao es mi maestro en la producción musical, todo lo que sé de Fruity Loops lo aprendí de él. Me ha enseñado mucho y seguimos trabajando juntos. Él está ahí, en las perillas, y yo dándole mis puntos de vista y dirigiendo también. Entonces, mezclar a Macrodee con Geoenezetao, es como mezclar a Pelé con Maradona, y tienes un resultado así. Macrodee te presenta una pista con un espíritu y una identidad lista, pero Geonezetao la toma y le da distintos momentos, le hace un bajo que te resuena en el pecho, le refuerza baterías, le da estructura. Podría estar listo con el loop original de Macrodee, pero, como soy ambicioso, llamo a Geoenezetao y lo llevamos más allá.

Y, segundo, el vídeo de Herman Castro Jopia logró sacarme aplausos una vez finalizada su reproducción.

Cuando quise hacer el vídeo, le dije inmediatamente a Herman, que es el mismo que hizo el vídeo clip de “LatinoAmericans”. Él tiene la capacidad de hacer un vídeo que te den ganas de verlo de nuevo, por las cosas entretenidas que van pasando visualmente. Que la canción sea buena, es una base, pero cuando el vídeo es bueno también, te maravillas con todos los detalles que le puede brindar. Eso fortalece la canción. El vídeo lo grabamos en tres días, pero Herman estuvo cuatro meses haciendo los efectos. Si quiero reaparecer con algo nuevo, entiendo que debo ser paciente todo lo que sea necesario, porque la gente no está esperando nada de mí en este momento, no tengo nada que perder si me demoro en aparecer, sólo yo sé lo que estoy creando, pero, sobre todo, sé lo que quiero entregar.

Tame está seguro del material que tiene, pero no disimula la satisfacción que le causa la aprobación que le demuestro. Es un tipo que es para dentro, a pesar de su historia, entonces mantiene esa timidez original fuera de su círculo más cercano. El diseñarse un personaje en la escena Hip Hop nunca fue lo suyo, sus apariciones siempre han sido musicales, y, aunque en este país al éxito o popularidad se le tilda de farándula, su historia y la de sus compañeros es de lo menos farandulera que hay. No les miento, estando ahí dentro no podía restarme de querer escuchar todo lo que se pueda escuchar, y el dueño del estudio gentilmente accede a mostrarme más material que ha ido curándose el último tiempo. Tiene varios singles que irán saliendo de formas tan profesionales como pretende impactar y anunciar su regreso con “Mi camino”. Conexiones entre distintos géneros musicales, con autores nacionales e internacionales, siempre llevando las ideas un poco más allá de los límites propios. Y ésa es una de las principales cualidades en la discografía de Aerstame, ninguno de sus cuatro álbumes se caracteriza por ser la continuación del anterior. Cada uno obedece a momentos y procesos muy propios, por lo que cada etapa es una evidencia de su evolución personal. Siendo así, su silencio en los últimos seis años no deja de ser reflejo de sus actuales búsquedas y aprendizajes, lo que hoy se plasma en todas sus nuevas creaciones.

Es mis letras busco la sinceridad, ante todo. Ya no me sale el hardcore que a lo mejor tenía antes en discos como Acertijos o Aéreo 27, ahora todo es más sincero. Si escribo una rima y siento que no me representa, la borro y escribo otra que realmente me represente, con la madurez que he ido adquiriendo con el tiempo. Y no sólo en la letra, también en la música, buscar el sonido más orgánico y fiel a lo que quiero transmitir. Antes que el talento, el flow, la métrica o las melodías, creo que tiene que estar la sinceridad, y eso quizás haga que el público de Movimiento Original se sienta tan identificado con la música que hacemos, porque es real, no se está mintiendo para querer expresar una determinada temática.

Le exijo escuchar la canción de Movimiento Original con Tiro De Gracia, o la que hicieron con Saïan Supa Crew. Accede confiado. Disfruto cada bomba que suena en esos monitores. Me causa satisfacción comprobar los resultados. Nos entretenemos conversando con Reissel sobre la magia de ver los sueños concretarse, mientras bajamos algunos pocillos con frutos secos y van sonando otras tantas inéditas que Camilo empieza a perfeccionar pensando en voz alta.

Ambos me hacen sentir muy cómodo en su hogar y les agradezco la invitación a conocer e incorporarme en este proyecto que están compartiendo. Fue una mañana productiva en la que rescaté varias enseñanzas que llevé como tarea para la casa. Lo he dicho en distintas ocasiones, pero lo repito: El disco Acertijos del 2007 me hizo voltear mi mirada al underground que se estaba haciendo en Chile y que desde entonces empecé a documentar. Hoy sigo juntando historias para las reflexiones que rellenarán las páginas de un libro que seguramente ocupará un lugar en la biblioteca de Aerstame. Son los caminos de la vida, cada quien tiene el suyo. Lo valioso es que, mientras te mantengas en el tránsito, naturalmente te cruzarás con otros tantos caminos. El camino personal que nos ilustra Aerstame es una autodefinición honesta capaz de reflejar cualquier otra historia personal, lo importante es comprender todo aquello que aprendimos.

Vuelve Aerstame, pero con más camino recorrido, con más historias para contar, madurez y crecimiento en todo aspecto, tanto como persona y como artista. Desencasillado de algo que me pueda definir, porque Aerstame no es ni rap espiritual ni rap social: “No soy de aquí ni soy de allá, como Facundo Cabral (…) A veces de Gokú, otras veces como un Grinch, me entretengo en Fruity Loops como en la Nintendo Switch”. Soy una persona normal, hoy con más camino recorrido, con más libros leídos.

Por Darío Gutiérrez O. (a.k.a. Güissario Patiño).
Agradecimientos a Mingala Comunicaciones.


Entrevista a Aerstame en La Celda de Bob: 10 años de Acertijos (Julio 2017) :

“Mis manos manchadas con tinta, demostraron que, quizás o tal vez, yo podría hacer muchas cosas distintas. Escucha esta cinta y descubrirás el acertijo pista tras pista”.— De esa manera es como Aerstame ponía el punto final a su segundo LP, Acertijos, el que sin dudas es uno de los trabajos más recordados y queridos de su trayectoria solista por los oyentes. Quisimos rendir un pequeño homenaje a los diez años de Acertijos, pero también conversar junto a su autor de cómo a través de la música logró abrirse (literalmente) desde la periferia al mundo, con convicción, trabajo y perseverancia. Es un gusto y un desafío contar con un referente de su talla para hablar desde lo humano, de cómo con los recursos mínimos, pero con un sueño máximo, logró convertirse en uno de los músicos más influyentes del acontecer nacional, y así salirnos un poco del rap para dialogar sobre la importancia de dejar un legado a las nuevas generaciones, partiendo por su propia experiencia con el ejemplo que desde ya transmite a su hijo. Gracias a todos por su compañía, nos rodeamos de su buena onda en el estudio.

Escucha/descarga este podcast en: Spotify | iTunes/Apple Podcasts | iVoox | Mixcloud

Agregar un comentario