Rap, filosofía oriental y demás ñoñerías: MKatana presenta “La Gran 5a Guerra”

Rap, filosofía oriental y demás ñoñerías: MKatana presenta “La Gran 5a Guerra”

 

A principios de enero, cuando aún no se calmaban las aguas que se movieron con el resumen de los noventa discos de rap chileno del 2018 que hicimos, me llegó un buen correo de presentación de un dúo osornino que me compartió su recién estrenado debut discográfico. Es poco usual recibir noticias desde Osorno, y más extraño se me hace (aún) recibir mensajes bien planteados de grupos que buscan dar a conocer su música. Siempre he dicho que ése para mí es el primer filtro, y aquella presentación me invitó a querer escuchar la propuesta, acto que vendría a ser el segundo filtro, que en este caso también logró pasar satisfactoriamente a la siguiente y última etapa: compartirles finalmente de qué trata el material. Amigas y amigos, con ustedes La Gran 5ª Guerra, la ópera prima de MKatana.

MKatana está formado por los emcees Saga y FrankyBoy, el beatmaker Kevin Bass y la virtuosa Pelodelobo en el arte visual. Su propuesta musical se caracteriza por tener unos beats sólidos, líricas existencialistas y estribillos pegajosos; todo lo anterior envuelto en una estética influenciada por el estilo y actitud del rap de los noventa, mezclado con la filosofía y cultura oriental.

El origen de este proyecto nace desde una necesidad imperiosa, casi vital, de hacer rap por parte de Saga y FrankyBoy. Ambos se conocieron en otro proyecto musical con raíces en el funk, pero que incluía tintes de soul y rap. Como muchas de las ideas que ambos proponían a dicho grupo se alejaban demasiado del sonido de la banda por ser muy raperas, ambos decidieron crear este proyecto en paralelo a modo de catarsis musical. Lo primero que hicieron fue probar granado el sencillo “Aquí y ahora”, lo que constituyó el puntapié inicial y una especie de definición de lo que querían hacer. Después de esto se incorporó Kevin Bass, aportando beats de un nivel acorde hacia donde se dirigían las inquietudes de los emcees, y finalmente Pelodelobo, quien colaboró en conceptualizar la estética y arte de la banda. Así, en menos de medio año ya tomó forma La Gran 5ª Guerra, el primer tomo de este manga sureño, el cual está disponible en Spotify y demás plataformas digitales.

Si hay algo que caracteriza este EP es el flow singular de Mkatana: energético, dinámico y divertido. La Gran 5ª Guerra inicia con el track “Sigo mi camino”, literalmente con la frase “Sigo mi camino (y no me importa nada)”, emprendiendo el viaje de cinco canciones cuya premisa son la importancia de la perseverancia y el trabajo duro para lograr la concreción de los sueños, insinuándose en cierta forma que este EP es sólo un primer paso.

El segundo corte, 第五次戦争” (La quinta guerra), es un giro oscuro sobre la constante optimista de las melodías y las letras, más apocalíptico y existencial. Hambre y miedo” comienza con un beat de percusiones muy noventas que anticipan rimas que te pegan con mucha energía y ganas de bailar. “Aquí y ahora”, con una línea melódica muy pop y un estribillo pegadizo, habla sobre los placeres simples de la vida, con un remate de DjSkrag colaborando en los scratches. La obra de dieciséis minutos exactos cierra con “Nabyi (ナビィ)”, cuyo nombre proviene del videojuego La Leyenda de Zelda: Ocarina del Tiempo. Nabyi es el hada que guía y aconseja a Link durante su aventura. Así, Mkatana rapea en su primera entrega sobre la trascendencia en la existencia humana: “Dime tú quién eres y si acaso tienes sueños, ¿eres un ser libre o tienes un puto dueño?”. Guiños a la cultura oriental y los videojuegos, beats rotundos, declaraciones de principios, letras bien trabajadas y presentaciones en vivo en las que la energía y la amistad desbordan, hacen de MKatana una banda que no debiese perderse de vista este 2019.

Actualmente sus integrantes se encuentran promocionando su EP debut, pero en paralelo continúan trabajando nuevas canciones y conceptos. Para este 2019 proyectan un trabajo que denominan Haiku, el que estará compuesto por cuatro canciones que serán liberadas a lo largo del año en cada cambio de estación. Tal y como su título lo sugiere, este nuevo proyecto está influenciado en los Haikus, poemas de origen japonés escritos en tres versos de cinco, siete y cinco sílabas, y que (generalmente) hacen referencia a la emoción que produce en quien escribe la contemplación de la naturaleza y que incluye un kigo, una palabra o frase que evoca alguna de las estaciones del año. De esta manera, las cuatro producciones harán referencia al otoño, invierno, primavera y verano.

Si te pareció interesante este contenido, ayúdanos compartiéndolo:

Deja un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *